Agosto 10, 2020

Considere apoyar nuestro esfuerzo para mantener siempre vivo el Bolero, a través de nuestro Portal y la Radio online. Gracias!

Donar

Compositores y Autores

Mario Fernández Porta

mario fernandez portaMario Fernández Porta (1917-1996). Compositor, pianista, intérprete cubano. Autor de Que me importa, Mentiras tuyas y No vuelvo contigo, entre otras piezas de éxito.

Mario Fernández Porta nació en Guanabacoa, La Habana, el 17 de diciembre de 1917. A los cinco años era capaz de tocar al piano melodías que escuchaba. Nunca realizó estudios formales del instrumento.

Muy joven Mario Fernández Porta comenzó a cantar como aficionado, primero en actos escolares, y luego, en calidad de invitado, en algunos espectáculos presentados en teatros y cines. Se presentó como bailarín en varios escenarios habaneros y como tal integró un espectáculo de música cubana que realizó una extensa gira por México en 1938 bajo la dirección de Luis Riera.

A su regreso a Cuba Mario Fernández Porta comenzó a dar a conocer sus primeras composiciones –letra y música–, comenzó a actuar como pianista acompañante en varias estaciones de radio de la capital cubana, y como cantante, se presentó como solista y a dúo con el tenor Rodolfo Hoyos, en un programa diario en la emisora Lavín. Por la misma época –también diariamente, en diferentes horarios–, trabajaba en la emisora de La Loma del Mazo, en Radio Progreso y en la COCO El Periódico del Aire. Cerca de la medianoche actuaba como pianista en al Hotel Sevilla Biltmore.

Su primera intérprete fue María Ciérvide (quien por muchos años formó con Georgina Dubouchet el Dúo Primavera), quien estrenó La canción de mi amor en una presentación pública a finales de los años treinta. En 1940 el famoso cantante mexicano Juan Arvizu llevó al disco su pieza Fuiste tú.

Otras de las canciones iniciales de Mario Fernández Porta son Aunque nunca, En silencio, Espérame y Realidad, popularizadas por René Cabel, cantante cubano, conocido como “El tenor de las Antillas”, que llevó a disco obras de Fernández Porta, en Puerto Rico, con la orquesta de Pepito Torres, en 1941. Ese mismo año, unos meses después, Aurora Lincheta “La reina del Pregón” grabó, con la Orquesta Casino de la Playa, su guaracha Tríquitriqui tríquitrá.

En 1943 el Sexteto Casino (poco después Conjunto Casino) llevó al disco, en voz de su director Roberto Espí, Perdóname esta vez.

La publicitaria de los productos Gravi contrató a Mario Fernández Porta para presentar el espacio Un mensaje para ti en la emisora RHC Cadena Azul en el cual el joven compositor creaba nuevos números prácticamente con ritmo diario. Los altos niveles de audiencia que alcanzó el programa en poco tiempo hizo que la emisora rival, la CMQ Radio, de Goar Mestre, lo contratara con unos honorarios mucho más altos, para transmitir el espectáculo en esa estación en horario estelar.

A partir de entonces Mario Fernández Porta se convirtió en uno de los compositores más solicitados por intérpretes y orquestas dentro y fuera del país, al tiempo que continuó laborando como pianista acompañante de principales cantantes de la época. Comenzó a ser interpretado por Rita María Rivero, quien, al decir del compositor fue la intérprete que más tiempo estuvo ligada a su música.

La famosa cantante cubana Esther Borja incluyó varias canciones y boleros suyos en su repertorio desde principios de esa década: Rezar, Qué me importa y No te alejes. Esta destacada mezzosoprano interpretaba composiciones de Fernández Porta en sus giras por Estados Unidos con la compañía del compositor de operetas norteamericano Sigmund Romberg y propició que ambos compositores se conocieran y mantuvieran relaciones profesionales durante años. Romberg incluyó Qué me importa en el repertorio de su orquesta con el título Nothing Matters.

Mario Fernández Porta integró, con otros compositores-pianistas –como René Touzet, Julio Gutiérrez, Orlando de la Rosa, Isolina Carrillo, Juan Bruno Tarraza, Bola de Nieve y Bobby Collazo, entre otros–, el núcleo fundamental de creadores musicales que definieron un nuevo estilo del bolero y la canción de la década de 1940 y parte de la siguiente. Participó como invitado junto a algunos de estos artistas en varios conciertos de Ernesto Lecuona en los cuales varios pianistas se presentaban con el maestro en un escenario tocando a la vez.

En 1944, con la orquesta de Julio Gutiérrez el tenor mexicano Pedro Vargas grabó su bolero Llegaste; René Cabel, Verguenza, con la Casino de la Playa; y más tarde, Mentiras tuyas. La mexicana Rosa María Alam llevó a la placa comercial ese año Qué me importa, con la orquesta de Miguel Angel Pazos y poco después, el puertorriqueño Tony Carrión el bolero Yo no vuelvo a querer, que popularizó Toña la Negra en grabaciones Peerless en México y otros países latinoamericanos.

En 1945 los columnistas de espectáculos de Cuba proclamaron a Mario Fernández Porta como el compositor del año.

En 1946 la orquesta del compositor mexicano Gabriel Ruíz llevó al disco su bolero Yo no me acuerdo, con el cantante Mario Gil.

En 1947 se escucharon con frecuencia los discos Vuelvo a querer, (beguine), por René Cabel con la orquesta de Tito Ribero y No me puedes decir que no, por Tito Álvarez con la orquesta Cosmopolita.

En México realizó presentaciones como cancionero (crooner) respaldado por la cotizada orquesta de Gonzalo Curiel. Su composición No vuelvo contigo figuró por seis meses en el hit parade de ese país, por lo cual la revista Radiolandia le hizo entrega de su Palma de Triunfo de Plata.

En México realizó grabaciones comerciales de boleros y mambos con la orquesta Tropical Maravilla y con su propio conjunto. Su música fue incluida en la banda sonora de varias películas.

A su regreso a Cuba se presentó como cantante en teatros y cabarés de la isla. En 1950 realizó varias grabaciones como cantante con la orquesta de Julio Gutiérrez. En esas sesiones incluyó dos números de su autoría (Anoche me quisiste y Mi insistencia) y dos de Gutiérrez (Mi desesperación y Un mambo para ti). Ese año el Conjunto Casino llevó al disco Contéstame al fin, en voz de Roberto Espí, y el actor-cantante mejicano Tito Guízar con la Casino de la Playa el bolero-mambo Amoroso.

Participó en las primeras transmisiones de televisión en Cuba, en el Canal 4, estación en la cual mantuvo un programa fijo con Rita María Rivero y Carlos D’Mant. En 1951 se dio a conocer Enemigos, bolero de su autoría por la orquesta de Bobby Collazo con el cantante Orlando Fierro.

Fernández Porta formó un cuarteto vocal que realizó actuaciones con la orquesta del Canal 4 dirigida por Julio Gutiérrez. Participó en varias temporadas de programas de ese canal auspiciados por General Electric y en Video Revista La Corona con Rosita Fornés.

En la década de 1950, continuó componiendo y presentándose en público –cantaba y se acompañaba al piano– en restaurantes y cabarés. A finales de la década grabó un disco para la firma cubana Velvet con composiciones propias, entre ellas Vivo sin ti, Qué lástima me da, en tu intimidad y Para Cuba yo traigo un son, escrito años antes para Celia Cruz.

Rolando Laserie inesperadamente revitalizó, con la orquesta de Ernesto Duarte, su composición Mentiras tuyas con un arreglo de bolero-cha que se colocó entre 1957 y 1959 en primeros lugares de preferencia del público y de venta de discos.

En 1960 Fernández Porta salió de Cuba hacia Puerto Rico, país en el cual realizó actuaciones como pianista y cantante. Hizo numerosas presentaciones en Santo Domingo y México. En San Juan grabó un disco de larga duración con la orquesta de Humberto Suárez.

Hacia 1964 se radicó en Miami. Actuó en clubes, restaurantes, hoteles y organizó conciertos con cantantes, grupos y compositores de su época. Grabó varios discos de piano y ritmo (1973-74) en los cuales participaron Carlos Bonachea, bajo; Raúl Marrero, conga; Ronnie Rodríguez, drums; Charlie Rodríguez, saxo.

Otras composiciones notables de Fernández Porta son: Aunque nunca, Hasta hoy, Mensajera canción, Todavía, Franqueza y Pasión tropical (esta última sirvió para titular una comedia musical que preparó en sus últimos años con libreto de Pedro Román).

En una de sus últimas entrevistas (Éxito, 17 de julio de 1996) declaró: “Tengo decenas de letras de canciones que bien podría publicarse como poemas. (…) Ahora no les pongo música casi. ¿Para qué, quién me las va a cantar?”.

Mario Fernández Porta falleció en Miami el 13 de diciembre de 1996.-

 

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.